cómo la escucha es la puerta a relaciones auténticas

Vuelvo a releer el libro “El poder del Ahora” de Eckhart Tolle y quedo fascinada por lo reveladoras que me resultan sus palabras, en el epígrafe “El arte de Escuchar”  me lleva a darme cuenta que es lo que realmente pasa en una sesión de coaching .. y aunque sea un poco largo voy a transcribir lo que dice Tolle :

“Cuando escuches a otra persona, no te limites a hacerlo con tu mente; escúchala con todo tu cuerpo. Y mientras escuchas, siente el campo energético de tu cuerpo interno. Esto aleja la intención del pensamiento y crea un espacio tranquilo que te permite escuchar sin interferencias mentales. Estás dando espacio a la otra persona, espacio para Ser. Es el regalo más precioso que le puedes dar. La mayoría de la gente no sabe escuchar porque casi toda su atención está ocupada por el pensamiento. Suelen prestar más atención a su propio pensamiento que a lo que la otra persona les está diciendo, y ninguna a lo verdaderamente importante: el Ser de la otra persona debajo de las palabras y de la mente. Por supuesto que no puedes sentir el Ser de otra persona si no es a través de tu propio Ser. Estás empezando a tomar consciencia de la unidad, que es amor. En el nivel más profundo del Ser, eres uno con todo lo que es.

La mayoría de las relaciones humanas consisten principalmente en la interacción de unas mentes con otras y no en seres humanos que se comunican, que están en comunión. Así no puede crecer ninguna relación, por eso suelen ser tan conflictivas. Cuando la mente dirige la vida, el conflicto, la lucha y los problemas son inevitables. Estar en contacto con el cuerpo interno crea un espacio abierto, de no-mente, en el que pueden florecer las relaciones.

Los coaches, nos entrenamos en esta disciplina del are de escuchar, pues es lo más importante de nuestra profesión, escuchar a la otra persona a través de conectarnos con nuestro cuerpo interno y abrirnos al Ser de la persona que nos habla.

Nuestra profesión se rige por una competencias y dos de las más importantes son:

  • Presencia y
  • Escucha activa.

Ambas se complementan. , Cuando estoy presente en la escucha, es cuando mi escucha es activa y hasta que no soy capaz de escuchar al SER de mi cliente no estoy en presencia.

Cómo consigo mantenerme presente durante una reunión de coaching?.

  1. En mi caso tengo una disciplina diaria de atención al momento presente, a travñes de la práctica de la meditación y de mantener la atención a las experiencias a lo largo del día.
  2. Silenciando al máximo mi diálogo interior.
  3. Cuando estoy en la conversación, dispongo todos mis receptores a la conversación y lo que ocurre a nuestro alrededor, es como si dejáramos de ser dos personas y nos convertimos en uno
  4. Y prestando atención plena a lo que me llega de la otra persona, sus palabras, su tono, sus movimientos, su expresión, el color de su piel, su temperatura corporal, sus sensaciones, sentimientos, emociones, todo llega cuando estoy abierta y receptiva.

Estoy muy atenta a todo lo que ocurre entre nosotros, a nuestro alrededor. Lo que ha ocurrido antes y durante la reunión.

Esta manera de estar atenta es lo que me ayuda a mantener la presencia y a que mi escucha sea activa.

Siento e identifico si lo que siento es mío o quizá sea un reflejo de lo que siente mi cliente. Con confianza permito que emerjan preguntas que formulo a mi cliente que resultan ser preguntas potentes

En el momento que reconozco que me disperso y me pierdo, vuelvo a la escucha, ayudándome de anclas como son el sentir mi respiración o el peso de mi cuerpo apoyado en la silla donde estoy sentada, el contacto de los pies en el suelo.

Otra ancla potente es abrir mi escucha, estar muy atenta a todo lo que puedo escuchar.

Cuando me disperso, antes de enfadarme y dispersarme más, lo que hago es Agradecer el darme cuenta de mi dispersión y el ser capaz de volver, pues es  en ese preciso momento estoy desarrollando y fortaleciendo la PRESENCIA y la escucha ACTIVA.

Lo más complicado es darme cuenta que me he ido tras algún pensamiento, normalmente un juicio.

Como ya he dicho para conseguir el estar alerta y atenta, lo primero es tener mi propia disciplina diaria de meditación. En mi practica meditativa, observo lo que ocurre, me entreno observando el vaivén de mi respiración, el como aparecen y desaparecen sensaciones, emociones, pensamientos y me acostumbro a tan solo observarlos sin enredarme con ellos. Esta práctica me ayuda a estar más presente y ver las cosas tal cual son.

Esta meditación me ayuda a estar atenta a lo largo del día, y el mantener la atención a lo largo del día también me ayuda a mantener la presencia.

Otra herramienta que utilizo y que me funciona son afirmaciones para cambiar la “rumia” de pensamientos negativos que no me deja avanzar por otros pensamientos que me dan alas.

Me gusta mi profesión porque me ayuda a tener una vida más plena y me gusta la vida que tengo porque me ayuda en mi profesión a tener conversaciones más auténticas, de SER a SER.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *